LA VISION

Éxodo 5:1-3

Cuando Dios te pone algo en el corazón también hay una demanda y tiene un peso de gloria sobre tu vida y requiere diariamente tu atención.
Una buena relación necesita cuidado, atención, sol y agua. Como discípulos tenemos que estar abiertos a la corrección.

Una visión de parte de Dios requiere trabajo y esfuerzo. No se puede construir un ministerio o una carrera universitaria sin sacrificar algo.

Hemos sido llamados para esforzarnos, somos más que vencedores.
Nuestra demanda no es sentarnos a calentar una silla, ni venir a un servicio más, sino una clara visión de donde debemos caminar y que es lo que tenemos que hacer diariamente.

En este pasaje Dios le habla a esclavos, sin embargo, Él los está llamando a ofrecer sacrificio, porque no es lo que tienes por ti mismo, sino que hay algo que Dios quiere usar de ti.

Hay algo que tienes tú que Dios quiere usar.
No hay que pensar como sabios sino una mentalidad de conquistadores para sacarlos al paso de donde quería sacarlos.
Una persona con mentalidad de esclavo no puede salir de donde está.

El conquistador es el que tiene algo que ofrecer.

No puede haber visión sin carácter no puede haber visión sin una mentalidad de conquistador.
Si tengo la mentalidad escasa solo seré seguidor y no seré líder.

3 Juan 2:2
Dios desea que seas prosperado, pero como prospera tu carácter, prospera tu mentalidad.
Dios desea desarrollar nuestro carácter para alcanzar la visión. Dios nos re-educa.

¿Piensas en las almas?
La flojera no existe, es más bien: ¿Dónde está tu motivación? Si tienes esa motivación vas a buscar hacerlo.

Romanos 8:35-37
Si queremos caminar en una visión debemos tener un buen criterio de quienes somos porque transmitimos lo que somos.

Debemos cambiar nuestras confesiones diariamente.

Apasionémonos por la visión. Lo que ponga Dios en nuestro corazón que nos apasione.

Una persona madura aunque pase por todas las adversidades no se mueve de donde Dios lo plantó.

Cómo formar carácter:

1. Filipenses 3:12

No importa lo que pase, tú camina, prosigue hacia la meta hacia la visión que Dios te ha dado. Come la visión, medita en ella de día y de noche. Enamórate de la visión.

2. Eclesiastés 10:4.

La permanencia hace que las grandes ofensas desaparezcan.

3. Filipenses 1:6

¡Si Dios comenzó algo en ti, Él va a terminarlo!

Desarrolla el carácter, la visión y una visión clara de lo que Dios ha puesto en tu vida.

Tenemos un Dios de carácter y de crecimiento, Él quiere que diariamente crezcamos.

This entry was posted in Estudios Semanales. Bookmark the permalink.