INFLUENCIANDO LA TIERRA CON EL CIELO

Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico, procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura.
Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí. Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa.
Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

Lucas 19:2-5,10

Cuando dice “el Hijo del hombre” se está refiriendo al propósito de Dios en el hombre, es decir, a una restauración. La casa, el hogar es el símbolo más profundo de la armonía, ya que ahí se revela el carácter de Dios.

A partir de ese momento ocurrió una restauración en esta casa

  • Sucedió con un hombre llamado Zaqueo.
  • Trajo el cielo a su casa, no vivimos para ir al cielo, sino para traer el cielo a la tierra.
  • Jesús viene a buscar a los Zaqueos para restaurar sus casas.
  • Es en casa donde se deben establecer principios de la palabra para que estos sean los que gobiernen el hogar.
  • No puede haber cielo en la tierra si primero no hay restauración en la tierra. Los principios del reino de Dios tienen que venir a nuestra casa.
  • Todo viene desde la cabeza

  • Ser el responsable de la casa es dirigir y llevar a un destino a los que habitan en esa casa.
  • Zaqueo se dio cuenta que no estaba en la riqueza su satisfacción, por eso cuando oyó de Jesús fue a buscarlo.
  • Estos son los mejores tiempos para presentar el cielo en la tierra, que la gente vea la paz de Dios en nosotros, la confianza, la seguridad de que Dios está con nosotros.
  • Zaqueo solo quería ver a Jesús, pero Jesús quería llegar hasta su casa

    Las personas solo quieren ver por curiosidad, pero Dios quiere influenciar su hogar trayendo el cielo a su casa.

    1. Cuando Jesús nos invita a morar en casa, es que las cosas se apresuran.

    “Entonces él descendió aprisa” Verso 6a.
    Zaqueo se apresuró porque vio que algo nuevo venía; la motivación del corazón se apresura, se enfoca para hacer lo que sabemos que tenemos que hacer.
    Usted no tiene que componer nada porque el que lo va a arreglar todo y de prisa es Jesús. No arregle nada que Jesús lo vea tal como está. Dese prisa en reconocer su necesidad.
    Si Zaqueo tenía todo, ¿qué necesidad podía tener? Hay deseos que el dinero no satisface. Hay personas que todo lo que tienen es dinero.
    El tesoro más preciado que tenemos es la familia, el hogar y es necesario que recibamos a Jesús en nuestro hogar.

    2. Jesús trae alegría.

    “y le recibió gozoso” verso 6b.
    Cuando Jesús llega a nuestras vidas trae alegría, gozo, satisfacción; ahí es donde se cumple la Palabra que dice que “en la presencia del Señor hay plenitud de gozo” Salmo 16:11
    Cuando recibimos a Jesús las cosas se apresuran y llega a nuestras vidas el gozo.

    3. También hay contrariedad; vienen los señalamientos.

    4. Vienen el cambio y la transformación.

    “Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado” Verso 8.

    Dios diseñó el evangelio para influenciar la tierra con el cielo, y debe de provocar una transformación notable.

    La transformación empieza cuando usted tiene un encuentro con Jesús

  • Lo más cercano que la gente estará de Dios es lo que usted refleje de Dios en su vida.
  • Cuando Jesús abre los ojos físicos o espirituales, también tiene que cambiar nuestra condición financiera; el problema es que mucha gente no tiene dinero por la manera en la que piensa y esto es parte de la transformación, pues fue ahí donde empezó a abundancia de Zaqueo, cuando dijo “la mitad de mis bienes doy”. Este hombre recibió más porque entendió que el dinero es un instrumento para ser usado, no para ser amado.
  • La transformación requiere cambiar los valores, dejar de confiar en el dinero y las posesiones que podamos tener y confiar en Dios.
  • Si tienes algo que arreglar arréglalo porque es parte de tu transformación.

    This entry was posted in Estudios Semanales. Bookmark the permalink.