GUERREAR

2 Corintios 10:4-6

Dios nos quiere llevar a perfeccionar la obediencia en nosotros.
Una guerra es una pelea que hay que enfrentar, pero no es en la carne, sino que con armas espirituales que son poderosas en Dios para destruir fortalezas. La palabra de Dios es la que derriba toda fortaleza que se levanta contra el conocimiento de Dios.

1. Derribar los argumentos.

Tenemos que tomar esos principios y hacerlos parte de nuestra vida, cuando eso pasa podemos compartir esos principios a otros.

2. Derribar toda altivez.

Génesis 3:1-5. La serpiente atacó los pensamientos, puso una semilla, una duda para que cayera en pecado, para apartarla del propósito de Dios. La guerra empieza en la mente, en otro tiempo inició en el huerto del Edén con el ser humano. Pero hoy en día tenemos que pelear la batalla conociendo los ataques del enemigo.
Las palabras que oímos nos pueden afectar nuestro raciocinio, nuestras emociones.
Dios nos ha hecho conquistadores a cada uno de nosotros, para eso vino Cristo.

Génesis 14:14 Lot, el sobrino de Abraham, fue llevado prisionero. Hoy en día mucha gente está prisionera de muchas cosas. Pero Dios nos quiere levantar para poder libertarlos a ellos.
Cuando tú le crees a Dios Él te va a sorprender, te va a bendecir.

Dios quiere que seamos conquistadores.

Juan 4:4-6, 9-15.
Hay alguien que necesita ser transformado, renovado, restaurado.
Para que Dios nos use necesitamos ser restaurados.
Jesús primero tuvo que confrontar a la Samaritana para hacer algo nuevo en ella. Tú eres esa fuente de agua viva que Dios quiere usar en este tiempo.

No nos gusta ser confrontados, pero tenemos que enfrentar nuestra realidad. Después ella dio testimonio de que alguien había cambiado su vida.

Tenemos que poner los principios de la Palabra en nuestra mente y corazón, que sean parte de nuestro diario vivir, que caminemos en ellos.
Solo la convicción de caminar en la unción y en estos principios va a cambiar y transformar vidas.

This entry was posted in Estudios Semanales. Bookmark the permalink.