Auto Afílate o Prepárate

Juan 5:1-9
Desarrolla tu potencial. Hay cosas que nadie hará por ti.

Necesitamos el mover del espíritu de Dios para que sucedan los milagros. Pero necesitamos estar atentos.

Dios mueve su poder, pero tú tienes que levantarte y activar para que un milagro suceda y el poder transformador suceda. El hombre está enfocado en ver quien hace alguien por él.

Pensamos que la iglesia es para que nos cuiden.

Los triunfos no se ganan en una plataforma en un servicio, sino cuando tú te auto afilas teniendo comunión con Dios. Tú no tienes la respuesta para las personas pero tienes que conocer a Dios para que te de la respuesta para las personas. Tiene que haber una reacción reactiva de parte de la persona que va a recibir. Necesitamos tener una respuesta para la gente. Eclesiastés 9:10 Todo lo que te venga a la mano hazlo según tus fuerzas.

1. Fortalecernos en Dios

Tus fuerzas son las que tu desarrollas en Dios. Pero tienes que romper tus propios triunfos. Proverbios 6:9 Si no te ejercitas no vas a avanzar. El que no planea su triunfo ya planificó para la derrota. 1 Corintios 9:23 Todos somos ganadores. Llegaste y triunfaste porque fuiste destinado para vencer, pero tienes que determinarte.

Jueces 6:1 no se fortalecieron en Dios, empezaron a vivir por su cuenta, como resultado Dios se apartó de ellos y dejo que sus enemigos se levantaran contra ellos, trataron de defenderse sin Dios y fueron tomados prisioneros. Cuando cada uno de nosotros nos refugiamos en la
cueva del temor, del decaimiento, en la indiferencia y en la pasividad vamos a detener la mano de Dios de fortalecernos y aunque tengamos el potencial no vamos a poder salir adelante.

2. Ya no es tiempo de que exhibas las heridas

El agua del espíritu se está moviendo. Levántate y sumérgete, ya no te lamentes por lo que pudo haber sido y no fue. Tiempo de restauración de restitución, pero tienes que tener un
espíritu valeroso para con tu ejemplo mostrar la multiforme sabiduría de Dios.

3. Hay que salir de la cueva

Madián representa la amenaza, nos persiguen los madianitas, destruían el fruto de la tierra, Israel empobrecía en gran manera. ¡Si Dios dijo Él también lo hará!

Verso13. En Gedeón había desánimo. ¿Cómo alguien que ve la imagen del Dios invisible puede vivir en desánimo y desaliento? Simplemente aquel que no entiende lo que está viendo. Hay gente que vive de los recuerdos, de lo que Dios hizo en otros. Pero tú tienes que afilarte en el Señor para no contar los testimonios de otros, sino empezar a hablar de tus propios testimonios, lo que Dios está haciendo contigo.

Verso 14 Gedeón estaba en un proceso. Si Dios te hizo un proclamador de su multiforme sabiduría es porque Él sabe que tienes la capacidad de hacerlo solo tienes que entrenarte, que afilarte, que mejorar, educarte, formarte, dedicarte. Eso es ser cabeza y no cola.

Dejemos de quejarnos y lloriquear. Ven a Dios, tienes al Espíritu Santo, tienes el poder, y está dentro de ti, tienes que creer en este poder. Es Dios viviendo dentro de ti. Y con Dios nada es imposible. ¡Si lo crees deja de estar reclamando y señalando!

Dios le dijo a Gedeón, “yo estaré contigo”. No importa el tamaño del gigante que estás viendo frente a ti, lo que importa es el Dios grande que vive dentro de ti. Deja de decirle a Dios que tus
problemas son muy grandes y dile a tus problemas qué tan grande es tu Dios.

This entry was posted in Estudios Semanales. Bookmark the permalink.